Héctor & Cristina

Bodegas Lalanne (Barbastro)

Desde el principio se veía cómo la sonrisa se les salía de la cara, irradiaban alegría. Se notaba como la tensión iba en aumento y solo fue necesario el sonido de la canción de entrada al banquete para que de repente todo se revolucionara, ¡todos los invitados bailando!.

 

Las cámaras sacando humo foto tras foto de uno de esos momentos que te quedan en la memoria durante mucho tiempo.

¿La boda más divertida del año? Probablemente.